Cómo construir un servicio al cliente de calidad para tu negocio

Si quieres perfeccionar tu negocio al detalle, debes hacerlo con un buen servicio al cliente. En todo negocio, un servicio de calidad es necesario para poder aspirar a crecer y a convertirte en una marca respetada. Por ello, te ofrecemos una pequeña ayuda para que construyas el servicio al cliente que necesita tu negocio.

Satisfacción por bandera

El primer objetivo que te tienes que marcar es que el cliente salga satisfecho de tu web. Te va a parecer una tontería, pero, a veces, no podemos solucionar determinados problemas porque están fuera de nuestro alcance; aun así, si tratamos bien al cliente, se irá de nuestro establecimiento sin el problema solucionado, pero con un buen engagement.

No obstante, todos los problemas tienen una solución, así que agota todas las vías posibles.

Construye un buen equipo

Si tu negocio crece y se hace grande, necesitarás más gente trabajando para ti, pero no pienses en la cantidad, sino en la calidad. Obviamente, contratarás a gente que exigirá mejor sueldo y condiciones, pero que sabrán atender eficientemente a tus clientes. Piensa que tus trabajadores dan la cara por el negocio, así que no puedes contratar a cualquiera.

Establece un sistema fluido de atención

Piensa que la gente compra de forma online para ahorrarse cola, así que no es recomendable que les hagas esperar para ser atendidos. Establece varias vías, e-mail, teléfono, chat; todas las vías idóneas para establecer una comunicación estable y rápida con el cliente.

Ordena las incidencias

Es “super” necesario que ordenes todas las incidencias para que luego no sea complicado relacionar una incidencia con el usuario. Es decir, si el cliente es la segunda vez que acude a nosotros para resolver un problema que no se ha resuelto, ayuda, y mucho, tener una base de datos en la que conste las incidencias relacionadas con los usuarios.

De esta forma, es más fácil detectar el problema, la atención que obtuve el cliente y ver si está solucionado.

Proporciona una buena atención

Debes dirigirte al cliente con educación y modales, estás ahí para atenderle, no es ningún amigo, ni le interesa tu opinión al respecto, simplemente quiere soluciones. Todo puede verse fastidiado por una mala atención, contraviniendo todo lo que he mencionado anteriormente, provocando que no vuelva dicho cliente y que expanda a su círculo lo mal que atiende determinado negocio.