2017: se han cerrado más negocios dropshipping que abierto

Puede que estemos ante la caída de uno de los negocios más populares de los últimos años, mediante los cuales hemos visto empresas punteras surgir. La teoría está muy bien siempre, pero a la hora de ponerla en práctica suelen salir defectos o no sale todo como uno espera. Hoy hablaremos de esta tendencia, algo que puede suponer un problema.

Márgenes bajos

Una de las razones más frecuentes del cierre de estos negocios son los márgenes bajos de beneficios. Cuando aquí hemos hablado sobre el dropshipping, hemos destacado como una de las posibles desventajas de este modelo de negocio sus márgenes bajos a la hora de obtener beneficios. Si un negocio deja de ser rentable y genera más pérdidas que ganancias, o hay que cambiarlo por completo, o hay que cerrar.

Problemas con proveedores

Ante la aparición de este modelo de negocio, han surgido proveedores dropshipping que han querido aprovecharse de la débil posición de los particulares. Muchos de ellos han apretado hasta las tuercas a los particulares, saliendo airosos y como claros beneficiados de esa relación. Esta es otra de las razones por la que este modelo tiene defectos.

La moda de internet

No ha sido poca la gente que se ha aventurado en un mundo que no conocía de nada y eso le ha pasado factura. Muchos creían que simplemente tenían que montar una tienda online, encontrar un dropshipper y ponerse a vender. Saltarse el SEM, el SEO y toda la optimización necesaria para un buen posicionamiento, ha causado que nadie visite sus tiendas, con la clara consecuencia de no vender nada.

Planificación de tiendas erróneas

Ha ocurrido con la moda del spinner, del serum para el pelo, etc. Se montan negocios que venden productos temporales; es decir, venden productos que se venderán en un período de tiempo determinado, ya que sólo se tratan de productos de moda. Pasada la moda, el producto se deja de vender y el particular tiene que cerrar la tienda.

Problemas legales

Parecerá una tontería, pero en España se han puesto muy serios con el tema de los negocios online. Hay que declarar y tributar todo lo que se genera a través de estos negocios, sino la Hacienda o el Fisco nos hará una visita con una consecuencia terrible: multas, sanciones o reajustes que nos harán perder gran parte del dinero obtenido.

Otros temas que puedes revisar aquí: